jueves, 28 de noviembre de 2019

Salud: el informe de la Academia de las Ciencias de EE.UU

La Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NAS, por sus siglas en inglés) ha hecho público un informe en relación al cannabis medicinal titulado The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids: The Current State of Evidence and Recommendations for Research (2017) (Los efectos del cannabis y los cannabinoides en la salud: el estado actual de la evidencia y recomendaciones para la investigación). Aunque el informe no está todavía publicado en formato de libro impreso, la pre-publicación ya se puede encontrar en la página web de la Academia desde el pasado 12 de enero de 2017.

La NAS se creó en el año 1863 como una institución privada no gubernamental con el objetivo de asesorar a la nación estadounidense en temas relacionados con la ciencia y la tecnología, aunque sus informes tienen repercusión mundial.

En marzo de 2016, la División de Salud y Medicina (anteriormente Instituto de Medicina [IOM]) de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina convocó a un comité de expertos para realizar una revisión exhaustiva de la literatura sobre los efectos que el uso del cannabis y / o sus constituyentes ejercían sobre la salud. El informe se realizó con estudios que habían aparecido desde la publicación del anterior informe del IOM de 1999 Marijuana and Medicine: Assessing the Science Base (Marihuana y Medicina: Evaluación de la Base Científica); informe que sustituyó al primer informe del IOM titulado Marijuana and Health (Marihuana y Salud) de 1982. El informe de 2017 ha sido llevado a cabo por 16 expertos en las áreas de cannabis, adicción, oncología, cardiología, neurodesarrollo, enfermedad respiratoria, pediatría y salud en adolescentes, inmunología, toxicología, investigación preclínica, epidemiología, revisiones sistemáticas y salud pública. Los patrocinadores de este informe fueron organizaciones federales, estatales, filantrópicas y no gubernamentales de Estados Unidos.

Dada la gran literatura científica sobre el cannabis generada desde el anterior informe de 1999 y las limitaciones de tiempo del estudio, el comité dio prioridad a las revisiones sistemáticas publicadas más recientemente (desde 2011) así como a las investigaciones originales de alta calidad y priorizó once temas de salud relevantes (efectos terapéuticos, cáncer, riesgos cardiometabólicos, enfermedades respiratorias, inmunidad, lesiones y muerte, exposición prenatal, perinatal y postnatal al cannabis, efecto psicosocial, salud mental y uso del cannabis y abuso de otras sustancias). Es por ello que, aunque se revisaron más de 10.700 publicaciones, el comité reconoce que puede que ciertas investigaciones muy interesantes no se reflejen en el informe porque no abordaban directamente las preguntas de investigación en salud que fueron priorizadas por dicho comité.


El informe

Tras la evaluación de todos los estudios revisados, el informe refleja casi 100 conclusiones en torno al uso del cannabis o cannabinoides y su efecto en la salud. En la redacción del informe, el comité desarrolló un lenguaje estándar para categorizar el peso de la evidencia acerca de si el uso de cannabis o cannabinoides es efectivo o ineficaz para varias dolencias. Por otra parte, recogió las evidencias sobre el posible efecto negativo que el cannabis pudiera generar en relación a la salud. Los tipos de evidencia se categorizaron en: concluyentes, substanciales, moderadas, limitadas o insuficientes. Para englobar las evidencias en cada categoría se tuvo en cuenta la calidad de los estudios que refrendaban cada conclusión, la contradicción encontrada entre resultados para la misma investigación y la incertidumbre que generaban los resultados. La categoría de "evidencias insuficientes" también englobó las dolencias para las que no existían investigaciones publicadas.

Las conclusiones

1. Efectos terapéuticos del cannabis

Tras la revisión de los estudios sobre los efectos terapéuticos del cannabis, el informe expone que existen evidencias concluyentes o substanciales para afirmar que los cannabinoides son efectivos en el tratamiento del dolor crónico en adultos, como antieméticos en el tratamiento de las náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia, así como para mejorar los síntomas de espasticidad de la esclerosis múltiple (al menos considerando los datos reportados por los pacientes con esta última dolencia). También existe evidencia, aunque moderada, sobre la efectividad para mejorar los resultados del sueño a corto plazo en personas con trastornos del sueño asociados con síndrome de apnea obstructiva del sueño, fibromialgia, dolor crónico y esclerosis múltiple. Más limitadas son las evidencias encontradas en relación al aumento de apetito en pacientes con VIH o la mejora de los síntomas de espasticidad en la esclerosis múltiple (medidos clínicamente), entre otras. Finalmente, concluyen que no hay evidencias como para apoyar o rechazar el uso de cannabinoides en muchas otras circunstancias como el cáncer, la epilepsia, los síntomas del síndrome del intestino irritable o lograr la abstinencia en el uso de sustancias adictivas.

2. Efectos del cannabis en la aparición de problemas de salud

En relación al cáncer, no existen evidencias (o son insuficientes) que relacionen el uso de cannabis y la aparición de algún tipo de cáncer, de hecho, hay evidencia moderada para afirmar que no existe relación entre el consumo de cannabis y el cáncer de pulmón o cuello. En cuanto a los riesgos cardiometabólicos que pudiera suponer el uso de cannabis, las evidencias encontradas son limitadas. Como limitadas son también las evidencias encontradas en personas sanas fumadoras de cannabis y el descenso en sus niveles de citoquinas inflamatorias, por el contrario, no hay ninguna conclusión sobre qué ocurre en pacientes con enfermedades inflamatorias.

Sí existen evidencias substanciales sobre el uso crónico de cannabis fumado y la aparición de episodios de bronquitis o el empeoramiento de síntomas respiratorios aunque hay evidencias moderadas para afirmar que el cese de dicho consumo mejora esos síntomas respiratorios. Además, también hay evidencias moderadas sobre el uso agudo de cannabis y la mejora en la dinámica de las vías respiratorias.

El informe afirma que existen evidencias substanciales que relacionan el uso de cannabis fumado por mujeres embarazadas y el nacimiento de hijos con menor peso. También hay evidencias, limitadas en este caso, que relacionan el consumo de cannabis y complicaciones durante el embarazo. Aún así, no hay evidencias que relacionen el uso del cannabis con ningún problema futuro de salud en la descendencia.

En relación a la salud mental, se exponen evidencias moderadas sobre la relación del consumo agudo de cannabis y el deterioro en el aprendizaje, la memoria y la atención. Donde los autores del informe sí encontraron evidencias substanciales fue en la relación entre el uso de cannabis y el desarrollo de esquizofrenia u otras psicosis, con mayor riesgo entre los usuarios más frecuentes. También encuentran evidencias moderadas para afirmar que el cannabis podría aumentar la incidencia de desórdenes mentales en consumidores crónicos. Aún así, no hay ninguna referencia sobre qué papel juega la predisposición genética o ambiental del usuario crónico de cannabis en relación a la aparición de desórdenes mentales.

Aunque existen evidencias substanciales para afirmar que fumar cigarrillos y un inicio prematuro de consumo de cannabis son factores de riesgo para desencadenar problemas futuros en el uso de cannabis, existen evidencias moderadas para afirmar que la presencia de desórdenes mentales como ansiedad o trastorno bipolar no son factores de riesgo para desarrollar problemas con el uso de cannabis. De hecho, es substancial la evidencia de que el déficit de atención y los desórdenes de hiperactividad en la adolescencia no son factores de riesgo para desarrollar problemas con el uso de cannabis.

Finalmente, es interesante resaltar cómo el informe no encuentra evidencias para relacionar el consumo de cannabis con cualquier tipo de muerte, accidentes laborales o muerte por sobredosis. En cambio, sí observan evidencias moderadas sobre el desarrollo de dependencia de sustancias como el alcohol, el tabaco y otras drogas ilícitas por el uso de cannabis y viceversa.

3. Barreras y retos sobre la investigación con cannabinoides

El cannabis está incluido en la Lista I de substancias controladas (con alto potencial de abuso y sin aceptación para uso medicinal) por la DEA (Drug Enforcement Administration; Administración para el Control de Drogas) y la FDA (Food and Drug Administration; Agencia de Alimentos y Medicamentos). En agosto de 2016 la DEA denegó la petición de incluir el cannabis en la Lista II de substancias controladas (con alto potencial de abuso pero con aceptación para uso medicinal) argumentando que no se le ha reconocido ningún uso medicinal. En ese sentido, los autores del informe concluyen que existen barreras reguladoras específicas, incluida la clasificación del cannabis como sustancia de la Lista I por la DEA, que impiden el avance de la investigación sobre el cannabis y los cannabinoides. De hecho, resaltan la paradoja de que el THC, principal agente activo de la planta, en su estado puro está incluido en la Lista III de substancias controladas (con un potencial de abuso menor que los fármacos o sustancias de las Listas I y II y con uso medicinal aprobado) mientras la planta está incluida en la Lista I.

El informe también hace hincapié en que, aunque está autorizado el uso de cannabis con propósitos medicinales o científicos, las barreras antes mencionadas hacen a menudo difícil para los investigadores acceder a la cantidad, calidad y tipo de producto de cannabis necesario para abordar preguntas específicas de investigación sobre los efectos del cannabis en la salud.

4. Recomendaciones para apoyar y mejorar la agenda en investigación con cannabis

El informe finaliza con 4 recomendaciones específicas para abordar los vacíos en la investigación, mejorar la calidad de la investigación, mejorar la capacidad de vigilancia y abordar las barreras existentes en la investigación:

Por una parte, se recomienda desarrollar una base de evidencias sobre el efecto del cannabis en la salud a corto y largo plazo. Para ello, se interpela a los organismos públicos, las organizaciones filantrópicas y profesionales, las empresas privadas y los grupos de investigación en salud pública y clínica para que proporcionen financiación y apoyo a un programa nacional de investigación sobre el cannabis que aborde las principales lagunas existentes en la investigación. Se hace también hincapié en la necesidad de conocer mejor la farmacocinética y farmacodinámica de los cannabinoides así como realizar ensayos clínicos y observacionales usando cannabis o sus derivados en sus diferentes formas (inhalado, oral o usando la planta completa).

Por otra parte, interpela a los Institutos Nacionales de Salud (NIH), los Centros para el control y la Prevención de Enfermedades (CDC) , la FDA, los grupos industriales y las organizaciones no gubernamentales para que financien conjuntamente un taller para desarrollar normas para guiar y asegurar la producción de investigaciones de alta calidad sobre cannabis, así como financiar una convocatoria de un comité de expertos encargado de elaborar un informe objetivo que caracterice las barreras en la investigación y que proponga estrategias para apoyar el desarrollo de los recursos y la infraestructura necesarios para llevar a cabo un amplio programa de investigación sobre el cannabis.

Reflexiones finales

El informe incluye muchas conclusiones sobre las evidencias que ha encontrado el comité durante la revisión de los trabajos de investigación. Lo que más llama la atención, y de hecho es todo un espaldarazo para la regularización del cannabis medicinal, ha sido la aparición de adjetivos como "concluyente" o "sustancial" para calificar las evidencias encontradas sobre el beneficio del cannabis en la mitigación de ciertas dolencias. De hecho, se puede comprobar un avance en el lenguaje utilizado en comparación al informe de 1999, donde asignaban a los cannabinoides una "potencial acción terapéutica" para algunas dolencias pero sin llegar a utilizar términos como "concluyente" o "sustancial". Claro está que la razón principal de este cambio ha sido el gran trabajo de investigación que se ha ido realizando durante estos últimos años con evidencias cada vez más importantes sobre los efectos del cannabis en varias dolencias pero no debemos olvidar que la presión que ejerce el aumento del uso de cannabis por una cantidad cada vez mayor de pacientes también ha influido para la elaboración de las recomendaciones que realiza el informe en su parte final. Y todo esto teniendo en cuenta que no hay datos certeros sobre la prevalencia del uso de las formas no herbáceas del cannabis (mayoritariamente utilizadas por pacientes). Una de las grandes limitaciones del informe es la inclusión únicamente de estudios llevados a cabo con fármacos aprobados por la FDA como el Dronabinol (cápsulas de THC sintético), la Nabilona (cápsulas de un derivado sintético del THC), el Sativex (espray de THC y CBD extraídos de la planta; 1:1) o el Epidiolex (aceite rico en CBD extraído de la planta), así como estudios en los que se usaba directamente la planta con fines medicinales. Este hecho deja todo un vacío sobre los efectos que otros tipos de presentaciones (comestibles, aceites, parches u otros concentrados) están ejerciendo a un número muy importante de pacientes. Aún así, cierto es que el propio informe resalta en sus recomendaciones la necesidad de abordar este tema en el futuro próximo.

Las recomendaciones que hacen tanto a entidades públicas como privadas para que se financien estudios con cannabinoides, la necesidad de crear un taller de expertos en el tema para crear una agenda sobre la investigación de los cannabinoides y la necesidad de cambiar el estatus legal del cannabis para ayudar en la estandarización y accesibilidad de los compuestos marcan el camino que la comunidad científica debiera tomar en relación al cannabis medicinal.


Fuente: https://www.fundacion-canna.es/cannabis-y-salud-el-informe-de-la-academia-de-las-ciencias-de-eeuu
Ekaitz Agirregoitia Marcos es licenciado en Biología Sanitaria por la UCM desde 2003, Doctor en Biología por la UPV/EHU desde 2008 y profesor agregado del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV/EHU desde 2012. Su área de investigación principal versa sobre el papel del sistema endocannabinoide en la fisiología de la reproducción. Es miembro del Observatorio Español de Cannabis Medicinal y colabora con la asociación de usuarios terapéuticos Dosemociones (Madrid) en el grupo de pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales consumidores de cannabis con fines terapéuticos.

lunes, 19 de agosto de 2019

¿Podría el aceite de CBD hacerte mejor deportista?

Los deportistas están descubriendo que el CBD les puede ayudar de diversas formas. Consumido en forma de aceite antes del ejercicio, este cannabinoide puede mejorar su rendimiento. Pero al acabar, el CBD también puede contribuir a su recuperación. Por eso el CBD está camino de convertirse en un suplemento imprescindible para los deportistas.

Cualquiera que haya practicado en serio algún deporte de resistencia sabe lo duro que es. Afecta a tus músculos. Los deja doloridos. También influye en tu sistema inmunológico. Aunque no te estés preparando para el próximo Iron Man benéfico, estar en forma también supone convivir con cierta dosis de dolor.

Ahora imagínate que eres un deportista profesional. Tu trabajo es rendir como atleta y llevar tu cuerpo al límite. Por mucho que no se trate de un deporte especialmente duro, este tipo de actividades siempre pasa factura. Si eres profesional de un deporte de mucho contacto, la situación es mucho más alarmante. Quizás el mejor ejemplo sea el de los jugadores de fútbol americano. Los deportistas de la NFL (National Football League) aprenden a convivir con el dolor.

Cómo consiguen sobrellevarlo es otra cuestión, ya que el consumo de drogas de cualquier tipo es un problema fundamental en este ámbito. El uso de esteroides y opioides son motivo de preocupación. Además, en los EE.UU. éste es el calmante más recetado para este tipo de dolores crónicos. Y gracias a la lucha antidroga, en todos los controles antidopaje se incluye el cannabis. Si se detecta en cualquier fluido corporal será motivo de sanción.

La realidad hoy en día es que los deportistas se enfrentan a normativas contrarias a la marihuana en cualquier disciplina en todo el mundo. Y es difícil predecir cuando empezará a cambiar esta situación. La NFL estadounidense está actualmente enfrentándose a ella y lo más esperanzador es que ya hay síntomas de que será posible ver cambios en breve. De hecho ya hay una fecha en el horizonte.



EL PROBLEMA
No sólo es relativamente sencillo generar dependencia de los opioides, es que además existe un alto riesgo de sobredosis. Y es que para el consumidor a menudo es complicado entender la diferencia entre una dosis paliativa y otra letal antes de que sea demasiado tarde para buscar ayuda.

Por esta razón, especialmente en esta época de reformas, los jugadores de fútbol americano se están uniendo para reclamar que el cannabis se incluya en la lista de sustancias permitidas. Esto incluye el THC, aunque cada vez se presta más atención al CBD.

Aquí está el aspecto más interesante sobre esta rebelión verde en la NFL. Hay varios organismos deportivos que en la actualidad están valorando el impacto del cannabis en el rendimiento físico. De momento todavía está prohibido. Los deportistas siguen sometiéndose a análisis para detectarlo. Y esto va más allá del consumo de THC. La política de la liga supone en la práctica que incluso al utilizar una tintura con CBD para tratar una distensión muscular por vía tópica, los jugadores podrían exponerse a sanciones por "consumo de drogas". En la NFL esto se ha convertido en un problema tanto para los jugadores como para los propietarios de los equipos. Sin emabargo en tres años se renegociará el convenio colectivo, y hay muchas esperanzas puestas en que la prohibición del cannabis se eliminará de la liga en ese momento.

Esto podría provocar un efecto dominó en los reglamentos de otras organizaciones y competiciones deportivas. Nos referimos a todo tipo de ámbitos, desde los Juegos Olímpicos hasta el fútbol o el atletismo de larga distancia y el ciclismo.

Toda esta situación da lugar a una nueva revolución. La marihuana con alto contenido en CBD está a punto de llegar a un nuevo campo. Ya no es "exclusivamente" para pacientes y enfermos.

¿POR QUÉ EL CBD ES POSITIVO PARA LOS DEPORTISTAS?
Hay muchas respuestas diferentes para esta pregunta.

La primera de ellas se basa en el bienestar y la salud, en lugar de las enfermedades y las lesiones. Cuando practicamos deporte, nuestro cuerpo produce una serie de sustancias químicas de forma natural. Se denominan endorfinas. Sin embargo, nuestro cuerpo también genera algo que conocemos como anandamida. Se trata de un neurotransmisor que a menudo se considera la "molécula de la felicidad". La anandamida también se puede clasificar como un endocannabinoide. En otras palabras, un cannabinoide producido de forma natural por el propio organismo humano.

Debido a esto, los cannabinoides también se adhieren perfectamente a sus receptores. Entre ellos el CBD, por supuesto. Cuando la anandamida se adhiere a un receptor cannabinoide genera un efecto calmante. Esto quizás no sea tan eficaz en sujetos que presentan niveles de anandamida elevados habitualmente. Sin embargo, para aquellos con niveles de anandamida más bajos y que necesitan un aporte de energía adicional, como los deportistas, el CBD parece ejercer efectos que no ofrece ningún otro tratamiento conocido hasta la fecha.

El CBD interactúa con un receptor conocido como TRPV-1. Se trata de un tipo de receptores que interviene en la percepción del dolor, la inflamación y la temperatura corporal. También activa el receptor de la adenosina, una función fundamental en el sistema cardiovascular y el flujo sanguíneo.

Muchos atletas descubren que el CBD también les ayuda a mejorar su "ritmo" durante el ejercicio. Además, a posteriori, especialmente cuando se administra por vía tópica, contribuye a su recuperación.

Aunque el CBD podría no funcionar de la misma forma que el THC, ha demostrado que al igual que otros cannabinoides ayuda al cuerpo a recuperar. También parece conseguir una homeostasis más normal.

INCORPORAR CBD EN TU RUTINA
Por todas estas razones, muchos deportistas se están planteando cómo añadir el CBD a sus rutinas actuales. Obviamente, esto va mucho más allá de los profesionales.

Hay varias formas sencillas de conseguirlo, y sólo requieren de un poco de organización y ciertos elementos.

ACEITE DE CBD
El aceite de CBD es una alternativa muy extendida, bien sea por sí sólo o combinado con un alimento o una bebida. Los atletas, en concreto, declaran que consumir gotas de aceite de CBD antes, durante y después de sus carreras hace la experiencia más gratificante. Mezclarlas con yogur o zumos también es una forma de prolongar e intensificar los efectos.

CREMA CBD
En cuanto se acabe la prohibición en el deporte, los deportistas empezarán a recurrir al CBD. Muchos ya afirman que al administrarlo por vía tópica en sus músculos cansados perciben un gran alivio del dolor. Algunos usan el aceite directamente, mientras otros aplican cremas y lociones específicas.

miércoles, 14 de agosto de 2019

RAZONES POR LA QUE LA MARIHUANA ES EXCELENTE PARA LA SALUD DE LA MUJER



A lo largo de la historia la marihuana no siempre ha tenido la mala reputación que injustamente la persigue durante los últimos 60-70 años. Hace tan sólo un siglo en muchas culturas occidentales los médicos prescribían medicamentos de cannabis. Hoy en día aún es utilizada regularmente por muchas culturas alrededor del mundo, como en la India. Si nos basamos en evidencias históricas, aquí te dejamos 8 razones por las cuales la marihuana es excelente para la salud de las mujeres:
Dolores menstruales: en la segunda mitad del siglo XXI, los medicamentos con cannabis eran tan valiosos que incluso las reinas lo usaban. Hay constancia de que la reina Victoria de Inglaterra usaba tinturas de cannabis índica para aliviar sus dolores menstruales. Su médico Russel Reynolds afirmaba que “cuando es puro y administrado cuidadosamente, es uno de los medicamentos más valiosos que poseemos”. Su interés por la marihuana en la medicina provenía de las antiguas culturas chinas, donde ya se usaba en los trastornos menstruales.

Fatiga: las mujeres son de 2 a 4 veces más propensas a ser diagnosticadas con síndrome de fatiga crónica que los hombres. Este tipo de fatiga no es de tipo cansancio que desaparece después de un buen descanso, sino que persiste largo tiempo y limita la capacidad para hacer las tareas más cotidianas. El principal síntoma es un cansancio extremo que puede durar hasta más de seis meses. En la India y regiones del Himalaya, los medicamentos con marihuana estaban pensados ​​para mejorar la resistencia y proporcionar alivio de la fatiga.

Dolores de parto: muchas culturas de todo el mundo usaron marihuana como ayuda a las mujeres durante el parto y el embarazo, hoy en día uno de los aspectos más controvertidos de la investigación y la regulación del cannabis. El periodista Joe Dolce menciona en Brave New Weed, que las mujeres de la era neolítica comían flores de cannabis para aliviar estos dolores, evidencias que también se repiten en la China Antigua, el antiguo Egipto, La India y muchos países árabes. Estos tratamientos incluían vapores inhalados, tés, recetas culinarias y aplicaciones tópicas.

Dolores de cabeza: la predisposición de las mujeres a sufrir migrañas es 3 veces mayor que la de los hombres. Hasta 1942 fue uno de los tratamientos más habituales para la migraña y otras cefaleas en las culturas occidentales, hasta que a partir de la década de los 40 fueron reemplazada por tratamientos más modernos. El neurólogo e investigador médico Dr. Ethan Russo afirma que el cannabis fue un tratamiento común para dolores de cabeza en múltiples culturas antiguas, incluyendo india, china, egipcia, asiria, griega, romana e islámica.

Depresión: según estudios, las mujeres tienen casi el doble de probabilidades de sufrir una depresión mayor que los hombres. Según Clarke y Merlin , en la medicina ayurvédica indiala marihuana se empleaba para promover la felicidad y fomentar la locuacidad. En 1899, el farmacéutico británico Walter Ernest Dixon afirmó que el cannabis era un valioso “accesorio alimenticio”, y que que fumado e inhalado era beneficioso durante los “ataques de depresión, la fatiga mental, el dolor de cabeza y el agotamiento”.

Yin: según la tradición antigua china, las partes superiores de las flores de cannabis hembra contienen grandes cantidades de energía yin. Yin es el término representativo para las fuerzas femeninas receptivas en el mundo y lo contrario que el yang, que se refiere a la energía masculina más creativa. En la medicina de la antigua China se prescribían cogollos en casos de yin perdido. Clarke y Merlin explican en su guía que el yin perdido podría presentar síntomas como angustia menstrual, reumatismo, malaria, deficiencias de vitamina b, estreñimiento y distracción entre otras.

Apetito: sólo en Estados Unidos, hasta 20 millones de mujeres y 10 millones de hombres sufren de un trastorno alimentario clínicamente diagnosticable. No sorprende a nadie saber que la marihuana estimula el apetito y ayuda en el control del peso, y de hecho ya se usaba hace miles de años. Y no sólo puede abrir el apetito y ayudar a ingerir más alimentos, sino que recientes investigaciones sugieren que la marihuana al liberar moléculas de placer en el cerebro, también mejora la experiencia, haciéndola más agradable.

Ayuda a la madre: en lo que hoy es Uzbekistán los dulces de cannabis se hicieron hirviendo la planta en agua y triturando la bebida tamizada con azúcar, azafrán y claras de huevo, y tal como citan Clarke y Merlin eran muy populares entre las mujeres, que se los daban a los bebés para prevenir el llanto o para aliviar el dolor de los niños sometidos a la circuncisión. Hoy en día en la escuela dan a los niños jamaiquinos tés hechos con hojas de cannabis. Es importante señalar que es seguro que los productos utilizados contengan concentraciones muy bajas de THC.

martes, 13 de agosto de 2019

Estudio asegura que el cannabis sería 30 veces más potente que la aspirina para aliviar dolores

“La planta tiene moléculas que no son psicoactivas y se dirigen a la inflamación, lo que las convierte en analgésicos ideales", dicen los expertos.


Las moléculas de la planta del cannabis pueden llegar a ser hasta 30 veces más potentes que la aspirina para aliviar el dolor, según ha sugerido un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Guelph (Canadá) y que ha sido publicado en la revista Phytochemistry.

"Claramente, existe la necesidad de desarrollar alternativas para el alivio del dolor agudo y crónico que vayan más allá de los opioides. Estas moléculas no son psicoactivas y se dirigen a la inflamación, lo que las convierte en analgésicos ideales", han dicho los expertos.

Y es que, usando una combinación de bioquímica y genómica, han logrado determinar cómo el cannabis produce dos moléculas importantes llamadas cannflavina A y cannflavina B, también conocidas como flavonoides y descubiertas por primera vez en el año 1985, si bien durante muchos años su investigación se detuvo debido a la alta regulación que existía en lo relativo al cannabis.

En la actualidad, esta sustancia es legal en Canadá, por lo que los científicos han querido analizar cómo se hacen estas moléculas. "Hay muchos genomas secuenciados que están disponibles públicamente, incluido el genoma de cannabis sativa, que se pueden extraer para obtener información. Si sabes lo que estás buscando uno puede dar vida a los genes, por así decirlo, y reconstruir cómo se ensamblan moléculas como las cannflavinas A y B", han explicado los expertos.

Con la información genómica disponible, aplicaron técnicas bioquímicas clásicas y han podido verificar qué genes de cannabis eran necesarios para crear las cannflavinas A y B, las cuales atacarían el dolor reduciendo la inflamación. "Poder ofrecer una nueva opción de alivio del dolor es emocionante, y estamos orgullosos de que nuestro trabajo tenga el potencial de convertirse en una nueva herramienta en el arsenal para el alivio del dolor", han dicho.

No obstante, los investigadores han reconocido que estas moléculas están presentes en niveles "muy bajos" en el cannabis, por lo que sus esfuerzos actuales están enfocados en desarrollar un sistema biológico capaz de crear estas moléculas en grandes cantidades.


Fuente: 
https://www.lavoz.com.ar/ciencia/estudio-asegura-que-cannabis-seria-30-veces-mas-potente-que-aspirina-para-aliviar-dolores

lunes, 12 de agosto de 2019

Chico De 13 Años Se Recupera Poco A Poco De Un Cáncer Usando Aceite De Cannabis

Chico Ryder es un ejemplo de lucha y ganas de vivir. Tenía tan solo 11 años cuando lo diagnosticaron con un cáncer radiosarcoma embrionario en etapa III. La noticia trajo a bajo la felicidad de sus padres un diciembre del 2012. Inmediatamente empezó una larga batalla junto a la quimioterapia para atacar la agresiva enfermedad contra los tejidos vivos.

Los doctores haciendo lo que se les posibilitaba, en el periodo entre febrero y marzo del 2013, al niño le habían aplicado 28 radiaciones. Cada día le aplicaban una durante 5 días de la semana. No obstante, los regulares efectos del tratamiento le producían horrendos terribles en su calidad de vida. El vómito era una constante, pero de lo que corría más peligro era de los daños neuronales del intenso trabajo de la quimioterapia. 


fb.com/ChicosKickinCancer/

Se habían vuelto tan intenso que todas las veces que tenía sesiones debía quedarse en el hospital. Estas manifestaciones cambiaron la apariencia y debilitaron el espíritu de sus padres. Se sentían urgidos de encontrar un remedio más poderoso o alguno que contrarrestara tan terribles debilitamientos.

Su madre, Angela Smith, aprendió sobre las bondades que ofrecía el aceite de cannabis. En el principio recurrieron a medicamento sintético de Tetrahidrocannabinol (THC), Marinol, cuyos efectos fueron aliviadores en los primeros meses para luego ir disminuyendo. El llamado “efecto séquito”, determinó su madre.

En el 2013 decidieron cambiar el cannabis sintético por algunas extracciones con mayores cannabinoides. Fue entonces cuando cambiaron a la extracción del colectivo Aunt Zelda’s.

Foto cortesía de Illegalyhealded.com

A medida de que Chico utilizó el aceite los cambios fueron alentadores. Si bien, los efectos secundarios no desparecían por completo, apareció una mejoría importante.

“Me hubiera gustado haberlo utilizado (el aceite) desde el inicio. Estoy segura de que la extracción de cannabis ayudó a que la quimioterapia tuviera su efecto y a proteger el cuerpo de Chico de daños“, comentó Smith recientemente.

En Agosto, pudo dejar de ingerir alimentos por la vía intravenosa, lo cual beneficiaba a su hígado. Los vómitos disminuyeron y la neuropatía dejó de expanderse. Para los dolores, es común que los doctores norteamericanos receten opiáceos, incluida la metadona. El cannabis ayudó a sustituir este tipo de medicamentos cuyas dosis son generalmente más fuertes.

Una vez que se dio esta mejoría, su tratamiento se combinó con algunos otros como la acunpuntura, suplemento de psilocibina (sustancia psicoactiva de algunas setas de hongos), cannabis y otros relacionados.

En noviembre, el joven fue declarado en remisión por lo que su dosis de aceite fue reducida a 85 mg de THC y 100 mg de Cannabidiol (CBD). A partir de entonces su calidad de vida ha devuelto la luz de esperanza a sus padres. Chico volvió a sentirse como lo hacía antes de este período de hospital.


Cortesía del Facebook de Chico.

El camino aún es largo, sus padres no descuidan sus terapias con el objetivo de que no le suceda una recaída. Asimismo, su caso ha interesado a los investigadores de la Universidad de California, en Los Ángeles, a ejercer una discusión sobre el uso pediátrico del cannabis.

Mientras esté vivo, Chico Rayder continuará difundiendo el mensaje de cómo el cannabis ayudó a mantenerse con vida. Su gratitud lo ha hecho hacer campañas de apoyo por sus redes sociales y visitas a los hospitales. Si usted desea preguntarle algo o ayudarlo a levantar su espíritu puede hacerlo aquí.

Su actividad y la vuelta a la normalidad de su apetito junto con el aceite de cannabis da la esperanza de que pronto Chico se recuperará por completo.

viernes, 9 de agosto de 2019

Doctor Jones: "La quimioterapia mata a la gente y no al cáncer"

La quimioterapia es un tratamiento que se utiliza para tratar el cáncer y es aplicado directamente en el organismo, actúa evitando el desarrollo o el crecimiento de las células cancerosas y las destruye. El doctor Jonesexplica que los pacientes que padecen cáncer y se niegan a este tratamiento viven doce años y medio más que los pacientes que están en tratamiento con quimioterapia.


El costo del tratamiento es de unos $340 dolares, estudios han demostrado que cada 1 de 2 hombres y cada 1 de 3 mujeres padecerán cáncer en sus vidas, pero lo peor son los tratamientos de cáncer que hoy se utilizan (Quimioterapia) los cuales hacen que los síntomas empeoren con el tiempo. "La quimioterapia es ineficaz en el 97% de los casos", afirma Jones.


El doctor ha estudiado e investigado las expectativas de vida de una persona con cáncer durante más de 25 años y ha llegado a la conclusión de que la quimioterapia es más perjudicial que beneficiosa.

"Las personas que aceptaron el tratamiento mueren dentro de los primeros tres años del diagnóstico y en otros casos un gran número mueren después de unas semanas", dice el doctor. La razón del por qué la quimioterapia es un método que recomiendan para tratar el cáncer es porque la industria médica puede beneficiarse de ella.

Es importante para la sociedad asociar un nivel alto en la financiación de la medicina preventiva. Las enfermedades costosas cada día son más frecuentes, lo que provoca una vida muy corta y nuestra salud depende de un cuerpo saludable que lleve una buena rutina de ejercicios, una vida sin estrés, pensamientos positivos y una vida social plena. Existen medicamentos naturales que son muy eficaces, por ejemplo, el aceite de cannabis es utilizado para tratar enfermedades agresivas y es más eficaz que medicamentos costosos.

Estadísticas de esta enfermedad
  • El año pasado (2016) se diagnosticó 1.685.210 nuevos casos de cáncer en EE.UU de los cuales más de la mitad morirán.
  • Los cáncer más frecuentes en el 2016 fueron el cáncer de mama, Pulmón, cáncer de próstata, de Colon y recto, cáncer de vejiga, melanoma cutáneo, Linfoma no Hodgkin, cáncer de tiroides, cáncer de pelvis renal, leucemia, cáncer endometrial y cáncer pancreático.
  • Muertes por cáncer: El número de muertes por cáncer es de 171.2 por 100.000 en un nivel anual.
  • En el 2014 se calculó que 15.780 niños y adolescentes de 0 a 19 años fueron diagnosticados con cáncer y 1.960 murieron de la enfermedad.
  • Los gastos nacionales para atender el cáncer en EE.UU fue de 125.000 millones de dólares en el 2010 y se estima que para el 2020 alcance a los 156.000 millones de dólares.

Es mejor dedicarle tiempo a nuestro cuerpo para que este este saludable con comidas sanas, rutinas de ejercicios, entre otras formas y evitar que esta terrible enfermedad se desarrolle. (Lee también: Estudio revela que la Marihuana destruye las células cancerígenas)

jueves, 8 de agosto de 2019

¿En qué enfermedades se utiliza Cannabis Medicinal?

Los cannabinoides pueden ser considerados verdaderas drogas/medicinas multi-propósito.



Hay usos potenciales de los cannabinoides y el Cannabis, pero se debe tener presente que no todos cuentan con la misma calidad de evidencia científica. Recordemos que hay comenzar con bajas dosis e incrementos lentos, hasta encontrar el máximo beneficio. Vale la pena repetir que el primer objetivo es mejorar la calidad de vida y en segundo lugar, mejorar los síntomas. Bajo ningún concepto estimularemos en quienes nos consultan la pretensión curativa.


Los cannabinoides pueden ser considerados verdaderas drogas/medicinas multi-propósito, es decir que un compuesto puede tener varias indicaciones y usos para un mismo paciente. Estos efectos son: anti-inflamatorio, analgésico, neuroprotector, anticonvulsivante, relajante muscular, estimulante de la formación y crecimiento óseo, anti-tumoral, antiemético, anti-náusea, antiespasmódico intestinal, estimulante o inhibidor del apetito, ansiolítico, antipsicótico, facilitador del sueño, inmunomodulador, antioxidante, preventivo de la recaída y del síndrome de abstinencia en dependencias químicas. En función de esto, los usos potenciales son:

Enfermedades neurológicas

Epilepsia/Enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple, Corea de Huntington, Esclerosis Lateral Amiotrófica; Síndrome de Tourette; autismo).

Enfermedades digestivas y del estado nutricional

Enfermedad de Crohn y otras enfermedades inflamatorias del intestino/náuseas y vómitos (vinculados a distintas condiciones clínicas); anorexia; caquexia.

Enfermedades de la piel

Dermatitis; prurito; acné vulgaris

Trastornos de salud mental y adicción

Síndrome de Estrés Postraumático; ansiedad; insomnio; adicciones a químicos

Dolor

Crónico; neuropático; metastásico; migraña; fibromialgia

Enfermedades autoinmunes

Psoriasis; Lupus Eritematoso Sistémico; Esclerodermia; Artritis Reumatoide; Diabetes tipo I; Glaucoma de ángulo abierto

Enfermedades óseas

Osteoporosis

Cáncer y cuidados paliativos

Efectos secundarios de la quimioterapia, sobre todo náuseas, vómitos, malestar general y dolores; coadyuvante de la quimioterapia; VIH-Sida; Hepatitis C; acompañamiento de estadios terminales de múltiples causas

Los productos medicinales que existen van desde aceite terapéutico con extracto de cannabis, cremas de uso tópico y aceite tópicos para masajes.

miércoles, 7 de agosto de 2019

Cannabis Considerado Tratamiento “Altamente Eficaz” Para El Control De La Endometriosis

Investigadores del Instituto de Western Sydney University en Australia concluyeron que el cannabis fue un tratamiento eficaz en la reducción del dolor en 484 mujeres con endometriosis.

Los datos que han sido publicados en la revista médica BMC Complementary and Alternative Medicine fueron recolectados a través de encuestas a mujeres de entre 18 y 45 años. A cada una de ellas se les realizó virtualmente la solicitud de su diagnóstico confirmado de endometriosis entre octubre y diciembre del 2017.

La encuesta además cubría los tipos de autocontrol para el dolor utilizado, si estos habían mejorado sus síntomas, su seguridad y si estos habían reducido la medicación.

Para llegar a la conclusión se recibieron 484 respuestas que fueron validadas por los investigadores médicos.

Endometriosis: Una enfermedad benigna que afecta a la mujer durante su vida reproductiva generando dolores e incormidades.

La endometriosis es la presencia de tejido endometrialfuera del útero. La mayoría de las veces, estos focos deendometriosis se encuentran en la zona pélvica (sobre el peritoneo, en los ovarios, el intestino o la vejiga), pero, con menos frecuencia, pueden encontrarse en otras zonas, como la piel o los pulmones

Las estrategias personales utilizadas se resumen a prácticas en mejorar la salud mediante al estilo de vida. El 76% de las mujeres estudiadas realizó prácticas similares.

“Las formas más comunes fueron el calor (70%), el descanso (68%), meditación o ejercicios de respiración (47%). El cannabis CBD oil y cambios en la alimentación reportaron efectividad en la reducción del dolor.”, señala el estudio.


Para verificar la efectividad utilizaron una escala, lo cual significa que “una efectividad de 7.6, 6.52, 6.33, y 6.39, respectiva en una escala de 10”.

“Intervenciones físicas como el yoga/pilates, estiramientos y ejercicios fueron calificados como menos efectivos. Otros eventos fueron comunes especialmente usando alcohol (53,8%) y ejercicio (34,2%).”

Los autores califica que “las mujeres que consumen cannabis afirman obtener mayor eficacia autoevaluada”.

Puedes leer el estudio completo aquí: https://bit.ly/2SdFefu

lunes, 5 de agosto de 2019

Cannabis Medicinal Elimina Convulsiones En Síndrome Epiléptico “Lennox Gastaut”

El cannabinoide no psicoactivo cannabidiol (CBD) es eficaz para el tratamiento de pacientes con convulsiones relacionadas con el síndrome Lennox-Gastaut.

Este es el resultado de un estudio financiado por GW Pharmaceuticals sobre un medicamento probado en 24 clínicas de Holanda, Estados Unidos y Polonia.

El estudio liderado por los investigadores del Programa de Epilepsia Pediátrica en el Hospital General de Massachusetts en Boston se realizó durante el 2015 y acaba de ser publicado en la prestigiosa revista The Lancet.

Los investigadores administraron con placebo a 171 participantes al azar.

Diariamente, los pacientes recibieron 20 mg/kg de CBD oral diario durante 14 semanas sin interrumpir su medicamento habitual. La edad comprendida era de entre 2 y 55 años.

“La media de reducción porcentual de la frecuencia de convulsiones mensuales desde la línea basal fue de 43’9% en el grupo CBD y 21’8% en el grupo placebo. Los eventos adversos ocurrieron en el 86% de los pacientes del grupo CBD y en el 69% del grupo placebo; la mayoría fueron leves o moderados.” señala el estudio.

Entre los efectos adversos registrados destacan la diarrea, vómito, somnolencia y bajo apetito. Los autores concluyen que en general el placebo o el medicamento a base de CBD administrado es generalmente bien tolerado. La eficacia a largo plazo está siendo analizada en una extensión de este ensayo clínico.

Esta no es la primera vez que un estudio clínico comprueba la eficacia del CBD. Hoy día, una gran gama de productos están siendo comercializados alrededor del mundo.

Consulte el estudio: https://bit.ly/2HsnDPq

sábado, 3 de agosto de 2019

Instituto Nacional Del Cáncer Admite Que El Cannabis Mata Células Cancerígenas

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés, una de las agencias patrocinadas por el gobierno federal estadounidense, acaba de actualizar en su página web un estudio que el cannabis puede y ya ha matado células cancerígenas.

Los datos más relevantes en el estudio se presentan a continuación:
  • Los cannabinoides reprimen el crecimiento del tumor causando la muerte de estas células y bloqueando a su vez su crecimiento. Al bloquearlas también impide el desarrollo de los vasos sanguíneos que necesitan los tumores para crecer.
  • Los cannabinoides pueden proteger la inflamación del colon y pueden potencialmente reducir el riesgo de este tipo de cáncer.
  • Un estudio de laboratorio del delta -9-THC en el carcinoma hepático o cáncer de riñón, demostró que este puede destruir o dañar las células cancerígenas. Este mismo estudio se demostró que en modelos de este tipo de cáncer este cannabinoide tiene efectos para la degeneración de tumores.
  • Un estudio del cannabidiol (CBD) en los receptores de estrógeno positivo y estrógeno negativo, causó la muerte de las células cancerígenas típicas en el cáncer de mama. Estudios de la metástasis en el cáncer de mama demostraron que los cannabinoides pueden menguar el crecimiento, el número y la propagación de tumores.
El NCI también incluyó descubrimientos en los usos secundarios de los pacientes con cáncer por parte del cannabis­
  • Los receptores del cannabinoides han sido estudiados en el cerebro, en la médula espinal y en las terminaciones neurológicas a través del cuerpo para comprender su función en cuanto al alivio del dolor. También estudió el efecto de los cannabinoides como anti-inflamatorios y la manera en que reduce el dolor.
  • El cannabinoide Delta -9-THC y otros estimulan el apetito e incrementan el consumo de alimentos.
Es importante acotar que los primeros descubrimientos ya habían sido publicados en “PubMed”, la Biblioteca Nacional Estadounidense de Medicina. La NCI considerado estos estudios preclínicos porque fueron hechos en animales. Según esta entidad, no se han publicado hasta el momento estudios sobre tratamiento humano del cáncer con cannabis.

Sin embargo, el hecho de que el Gobierno Federal de EE.UU quien apoya abiertamente a las farmacéuticas y que ha satanizado por tanto tiempo el uso del cannabis, es una buena noticia para el mundo y especialmente para Latinoamérica.

En estos años la legalización en Estados Unidos ha tenido un gran apoyo no solo de activistas sino también del gobierno estadounidense. El Instituto Nacional de Abuso de Drogas, otra agencia del Instituto Nacional de la Salud de ese país, se ha referido a los estudios del cannabis incluyendo entre otros, cómo el cannabis puede ayudar a reducir el dolor y las consecuencias negativas de un tratamiento como la quimioterapia.