viernes, 28 de junio de 2019

Descubren por qué un derivado del cannabis reduce el consumo de cocaína

Un estudio refleja que el cannabidiol dificulta crear recuerdos asociados


Descubren por qué un derivado del cannabis reduce el consumo de cocaína

Neurobiólogos de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) han descubierto que el cannabidiol, una sustancia derivada del cannabis sin efectos adictivos, es efectivo para disminuir el consumo de cocaína porque facilita la proliferación neuronal.

Los investigadores del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la UPF, liderados por Olga Valverde, han estudiado en ratones el mecanismo por el que el cannabidiol puede disminuir el consumo de cocaína.

El trabajo, que publica la revista Addiction Biology, ha sido elaborado por los investigadores del Grupo de Neurobiología del Comportamiento (GReNeC-NeuroBio) de la UPF, Miguel Ángel Lujan y Lídia Cantacorps.


El cannabidiol es un compuesto procedente de la planta del cannabis, Cannabis sativa, que no tiene actividad psicotrópica

El cannabidiol es un compuesto procedente de la planta del cannabis, Cannabis sativa, que no tiene actividad psicotrópica y que en estudios anteriores ha mostrado un alto interés farmacológico, con resultados prometedores en el tratamiento de la adicción a las drogas o de la epilepsia.

En estudios previos, ya se había demostrado que el cannabidiol es efectivo para disminuir el consumo de cocaína en un modelo experimental de roedores y este nuevo trabajo ha estudiado el mecanismo por el que el cannabidiol produce este efecto sobre el consumo de cocaína.

Según Valverde, “la adicción a las drogas puede considerarse como un desorden del aprendizaje y la memoria. Al consumir una droga, se crean memorias asociadas a la experiencia y su contexto. Estas memorias se vuelven inalterables y aberrantes, lo que impide que se puedan olvidar las experiencias positivas asociadas a la droga”.

La adicción a las drogas puede considerarse como un desorden del aprendizaje y la memoria”

“Y esto sigue pasando aunque este consumo resulta claramente perjudicial. Además, el consumo se realiza de forma prioritaria incluso por encima de otras funciones básicas, como por ejemplo comer o beber”, según la catedrática de la UPF. “Nuestro estudio demuestra -ha añadido- que el cannabidiol disminuye el consumo de cocaína porque dificulta la formación de las memorias que asocian la droga con su efecto positivo e impide que se creen estas memorias aberrantes sobre la droga”.




Los investigadores han observado que uno de los mecanismos por los que el cannabidiol disminuye el consumo de cocaína es “mediante su efecto proneurogénesis, es decir, facilita la proliferación de las neuronas en una región del cerebro, el hipocampo, implicada en la formación de memorias”, ha detallado Miguel Ángel Luján. Para hacer el estudio los investigadores bloquearon el efecto proneurogénico del cannabidiol administrando un fármaco, la temozolamida.

“Este fármaco bloquea los efectos beneficiosos que produce reduciendo el consumo de cocaína, así como la mejora de la memoria que también produce el cannabidiol”, ha detallado Valverde, que ha asegurado que el hallazgo “puede facilitar el desarrollo de nuevas terapias para el tratamiento de la adicción a la cocaína”.

miércoles, 26 de junio de 2019

Fibromialgia: “El cannabis nos ha devuelto calidad de vida”

Susana Bartz, paciente con fibromialgia reconocida activista en Misiones, insistió en la importancia de que la Legislatura sancione una ley adhiriendo a la ley nacional del cannabis medicional, señalando que el aciete cannábico es la mejor medicina contra los dolores crónicos de esta patología. Además remarcó que el Estado argentino no los reconoce como pacientes crónicos de una patología, en muchos casos, incapacitante.


viernes, 21 de junio de 2019

Convulsiones En Perros Disminuyen Gracias Al Cannabis Medicinal

Un estudio realizado en Flint Animal Cancer Center de la Universidad de Colorado en Aurora, Estados Unidos, demostró que el cannabidiol (CBD), componente no psicoactivo de cannabis, redujo la frecuencia en las convulsiones de 12 perros a quienes se les administró el tratamiento natural.

En el ensayo clínico controlado contó con 26 perros de los cuales 12 recibieron CBD y 14 un placebo. De esta manera se les administró CBD a dosis de 2,5 mg/kg de peso en una solución oleosa dos veces al día durante 12 semanas.

“Los caninos en el grupo de CBD tuvieron una significante reducción en la frecuencia de las convulsiones comparado con el grupo de placebo. Sin embargo, la porción de los perros que tuvieron una respuesta al tratamiento fue similar en ambos grupos”, señala el estudio.

El documento señala que en el grupo de CBD, dos de los canes desarrollaron ataxia, una enfermedad que imposibilita las habilidades motoras, por lo cual fueron retirados del estudio.

Tras este y otros acomodamientos en el estudio, se excluyeron en el análisis 9 perros en el grupo de CBD y 7 en el de placebo.

“Dada la correlación entre el plasma CBD y la concentración en la frecuencia de las convulsiones, se necesita mayor investigación para determinar si una dosis más alta de cbd puede ser efectiva en la reducción de la actividad convulsionante en más de un 50%”, afirmó.

Lea el documento completo en este enlace: http://bit.ly/2ESr53v

miércoles, 19 de junio de 2019

El papel del Cannabis en la curación de enfermedades autoinmunes

Si bien los avances en la ciencia han permitido una mayor comprensión de nuestra salud, llegar a la raíz de la causa de una enfermedad crónica puede ser desafiante. Las enfermedades autoinmunes son un área de la medicina que siguen siendo en gran parte desconocidas. Actualmente, hay más de 80 trastornos autoinmunes registrados que afectan a varias partes del cuerpo. Puede ser que haya más enfermedades que resulten estar relacionados con trastornos autoinmunes.

La autoinmunidad (AI) es un 'ataque contra sí mismo', donde el sistema inmunológico se activa y piensa que los tejidos sanos del cuerpo son los invasores. Nuestro sistema inmune es mediado por células beta que producen anticuerpos contra los invasores extraños. Las células beta producen anticuerpos para prevenir una infección o eliminar agentes patógenos bacterianos y virales. Las células T que son responsables de la inmunidad celular son derivadas del timo y otros tejidos inmunes. Atacan invasores extraños en el cuerpo. En una respuesta autoinmune, las células T actúan como si las células del cuerpo fueran extrañas a fin de recuperar la homeostasis en el cuerpo. Este autoataque se conoce como 'mimetismo molecular' y es la raíz de cualquier enfermedad autoinmune.

La ubicación del ataque autoinmune variará según el trastorno. Por ejemplo, si hay una autoinmunidad en las articulaciones, puede provocar artritis reumatoide. Si se produce mímica molecular en la tiroides, esto puede conducir a la enfermedad de Hashimoto. Para trastornos de la piel como la psoriasis, la capa dérmica es el tejido diana. Trastornos autoinmunes pueden afectar más de una parte del cuerpo al mismo tiempo. El lupus puede manifestarse en la piel, el sistema digestivo, las articulaciones y el cerebro.

La razón por qué se activa el autoataque es relativamente desconocida. En consenso común es que las personas con autoinmunidad tienen una predisposición genética para este tipo de enfermedades. Un evento particular como una infección, parásitos, el síndrome de intestino permeable o una experiencia traumática pone en marcha la reacción autoinmune.


El triángulo de desencadenantes autoinmunes. La disbiosis intestinal y factores genéticos y ambientales desempeñan un papel importante en el desarrollo de enfermedades autoinmunes.

Tomado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4036413/figure/fig1/

La autoinmunidad puede permanecer latente en el cuerpo, resultando en dolencias que no se identifican correctamente. Afecciones relacionadas con la autoinmunidad pueden permanecer en el cuerpo durante muchos años sin que queden expuestas, lo cual puede resultar en malestares digestivos y diversos problemas relacionados. Con frecuencia, las enfermedades autoinmunes se diagnostican erróneamente porque sus síntomas pueden confundirse con otras dolencias.

Desde la Segunda Guerra Mundial se ha registrado un aumento dramático en la prevalencia de enfermedades autoinmunes . La enfermedades autoinmunes afectan más comúnmente a las mujeres que a los hombres. El Instituto Nacional de Sanidad estima que 23,5 millones de personas en los EE.UU. sufren de una enfermedad autoinmune, mientras que el cáncer afecta a 13 millones en el país. El número real de personas afectadas por la autoinmunidad es probablemente mayor, debido a un diagnóstico erróneo y una falta general de conocimiento acerca de la complejidad de enfermedades relacionadas con la autoinmunidad.

Según la ideología de la medicina convencional, el sistema inmunológico no puede controlarse y una vez que se ha activado el interruptor de la autoinmunidad, es imposible de restablecer el estado normal del cuerpo. Sin embargo, muchos profesionales de la medicina alternativa consideran que las afecciones autoinmunes pueden revertirse o resolverse en gran medida. En los protocolos de tratamiento convencionales, los pacientes no reciben información sobre cambios en la dieta y en general se les dice que deben tomar medicamentos farmacéuticos para mejorar.
Tratamientos convencionales para trastornos autoinmunes

Actualmente, los medicamentos que se recetan para enfermedades autoinmunes apuntan a 'desactivar' el sistema inmunológico en su totalidad. Los medicamentos inmunosupresores son anticuerpos creados sintéticamente que atacan los anticuerpos autoinmunes. Los medicamentos inmunosupresores pueden provocar muchos posibles efectos secundarios. Estos medicamentos pueden hacer a alguien más susceptible a infecciones y conducir al desarrollo de cáncer. Según la Dra. Bonni Goldstein, una médica a favor del uso de cannabis en el sur de California, muchos pacientes que prueban medicamentos inmunosupresores acaban por dejar de tomarlos debido a los efectos secundarios desfavorables. En su experiencia, los pacientes optan por un tratamiento holístico para las enfermedades autoinmunes.

Los esteroides son medicamentos comúnmente recetados para la autoinmunidad para reducir la inflamación y suprimir el sistema inmunológico. Están pensados para tomarlos a corto plazo. Julie Holland, una psiquiatra a favor del cannabis que ejerce su profesión en Nueva York, dice que el objetivo no debería ser una inmunosupresión global. 'Con esteroides, barres los problemas bajo la alfombra. No vas en absoluto a la raíz de la causa. Es como si hayas pulsado el silenciador de la alarma, pero la alarma se haya activado por alguna razón". Los esteroides pueden disminuir el suministro de sangre a varias partes del cuerpo y crear depósitos de grasa en la cara o en otras áreas. Si alguien sufre de autoinmunidad y dolor crónico, es bien posible que los esteroides no ayuden a enfrentar la raíz de la molestia.

En general, la terapia inmunosupresora es extremadamente cara y no siempre eficaz. El objetivo debería ser modular el sistema inmune y volver a establecer el equilibrio, no desactivarlo completamente.

¿Qué opciones tiene una persona con una enfermedad autoinmune si no desea utilizar medicamentos tradicionales? Los enfoques holísticos para enfermedades autoinmunes se centran en disminuir la inflamación, reparar el tracto digestivo y regular el sistema inmunológico. Esto incluye eliminar los estresores y las sensibilidades en el amplio espectro, incluyendo el medio ambiente, los alimentos, la química y muchos otros aspectos. Controlar una enfermedad autoinmune requiere cambios de dieta y estilo de vida que suelen ayudar a revertir estas afecciones.

Una persona con una enfermedad autoinmune puede considerar terapias cannabinoides por su capacidad de disminuir la inflamación, controlar el sistema inmunológico y ayudar a volver a establecer el equilibrio en el sistema.
Modulación del sistema inmune

El sistema inmune es un delicado acto de equilibrio y se requiere una investigación más exhaustiva para comprender mejor los mecanismos de su funcionamiento. Las hierbas y los alimentos que actúan para controlar el sistema inmune son ideales para una persona que sufra una enfermedad autoinmune. La terapia con cannabis y cambios dietéticos parecen ser más seguros, más baratos y posiblemente más eficaces para combatir trastornos autoinmunes que los medicamentos farmacéuticos.

Del cannabis y otras hierbas adaptógenas se sabe que son moduladores del sistema inmune. Actúan como una herramienta reguladora: pueden volver a establecer el equilibrio en un sistema inmune que reacciona de manera excesiva o insuficiente. Sin embargo, la diferencia entre 'modulación del sistema inmune' y el 'estímulo del sistema inmune' puede ser difícil de descifrar. En general, se considera que alguien con autoinmunidad no debería tomar algo que estimule el sistema inmune, pero esto es un punto de desacuerdo entre los médicos.

Según Kevin Spelman, miembro de la facultad de Medicina Botánica en la Universidad Nacional de Medicina Natural, la definición de los moduladores inmunológicos es el efecto bifásico de una medicina herbaria. "Las hierbas inmunomoduladoras ofrecen una estrategia muy beneficiosa para tratar enfermedades autoinmunes. El tipo de inmunomodulación se basa en la actividad bifásica. Si la respuesta inmune de una persona es excesivamente vigilante, debería haber una regulación decreciente de la respuesta inmune. Si la respuesta inmune de una persona es 'deficiente', debería haber un aumento de la actividad inmune". Según Spelman, la respuesta terapéutica de un paciente depende de cómo se comporta su entorno molecular individual.

El cannabis es un remedio botánico bifásico único que puede volver a establecer el equilibrio en el sistema en varios aspectos. Sobre la base de investigaciones actuales, las terapias de cannabis pueden proporcionar beneficio para la enfermedad autoinmune en tres formas básicas: modulando el sistema inmune, reduciendo la inflamación general y actuando como soporte del sistema digestivo. La medicina a base de cannabis también puede tratar los síntomas de enfermedades autoinmunes específicas como ALS, artritis reumatoide, colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, fibromialgia, la enfermedad de Huntington, esclerosis múltiple y otras. La planta puede aliviar el dolor crónico, la inflamación y los espasmos asociados con algunas de estas enfermedades. Debido a la prohibición federal sobre ensayos clínicos en humanos, existen pocas investigaciones específicas sobre el tratamiento con cannabinoides para la autoinmunidad. Sin embargo, intensivos estudios en tubos de ensayo y en animales han revelado los beneficios antiinflamatorios de los cannabinoides para enfermedades autoinmunes específicas como la esclerosis múltiple y la artritis reumatoide.

Investigación ha demostrado que los receptores CB2 regulan muchas vías complejas del sistema inmune. Los estudios preclínicos muestran que la activación de los receptores CB2 puede inhibir la respuesta inmunitaria, lo que puede ser beneficioso para quienes sufren una enfermedad autoinmune. CB2 también puede inhibir la producción de citoquinas proinflamatorias y estimular las citocinas antiinflamatorias, lo cual ayuda a restaurar un estado equilibrado. Sin embargo, hay informes contradictorios, porque ciertos estudios han demostrado que la activación de CB2, bajo ciertas condiciones, puede agravar la inflamación.

Ha habido alguna investigación preclínica centrándose en el papel de cannabinoides específicos en modelos de enfermedades autoinmune. Se ha comprobado que el cannabidiol modula el sistema inmune en lugar de suprimirlo. El cannabidiol también ralentiza la producción de células T y suprime la memoria del sistema inmune, lo que significa que el cannabidiol puede reducir la probabilidad de futuros ataques autoinmunes. El cannabidiol también resulta aumentar la expresión de los genes que lidian con el estrés oxidativo, lo que puede reducir el daño celular causado por ataques autoinmunes. Al igual que el THC, este cannabinoide solo es inmunosupresor a dosis muy altas. A dosis bajas puede ser útil como analgésico y antiinflamatorio. Su capacidad de activar receptores CB2 puede inhibir la función de las células T y disminuir los efectos nocivos de las células del sistema inmune.

El papel de los terpenos cannabinoides de autoinmunidad merecen una investigación más a fondo. Se sabe que el terpeno betacariofileno, que se encuentra en ciertas cepas de cannabis y pimienta negra, disminuye la inflamación gracias a su capacidad de estimular el receptor CB2. El mirceno, otro terpeno, también tiene propiedades antiinflamatorias.

Sobre la base de hallazgos preclínicos, los cannabinoides pueden ayudar a que el sistema recupere la homeostasis, proteger contra daños causados por ataques autoinmunes dentro del cuerpo, ralentizar la producción de células T hiperactivas y evitar que el sistema inmunológico se active.
Disminución de la inflamación

La inflamación es la causa de muchas enfermedades y la autoinmunidad no es una excepción. Se han realizado estudios exhaustivos sobre las propiedades antiinflamatorias de THC, CBD y otros componentes de cannabis. Si se regula la respuesta inflamatoria, habrá menos probabilidad de un ataque autoinmune. Se necesita más investigación para examinar el papel específico de los cannabinoides en trastornos autoinmunes.

Una terapia cannabinoide tiene el potencial de ayudar a personas con enfermedades autoinmunes disminuyendo la inflamación sistémica, con poco o ningún efecto secundario. Diversos estudios preclínicos han establecido que los cannabinoides pueden atenuar la respuesta inflamatoria autoinmune. En un modelo animal de esclerosis múltiple, el CDB inhibió la transcripción de genes que promueven la inflamación.

A pesar de la escasez de estudios específicos en humanos, pacientes con trastornos autoinmunes han sido capaces de mejorar su situación mediante la integración de medicina a base de cannabis en su estilo de vida. La Dra. Bonni Goldstein ha visto a numerosos pacientes con lupus y artritis reumatoide que han dejado de tomar fármacos y controlan sus síntomas con cannabis, cambios en la dieta, ejercicio y reducción del estrés. Goldstein dio el ejemplo de un paciente joven con espondilitis anquilosante. Goldstein describe que después de dos meses con cannabis el paciente suspendió tres de los productos farmacéuticos, experimentó una mejora significativa en sus síntomas de dolor y era 'capaz de volver a participar en su vida'. La Dra. Goldstein anima a los pacientes a probar varias relaciones de CBD/THC y experimentar con cannabinoides crudos como THCA y CBDA. Se requiere prueba y error para descubrir lo que funciona mejor para la situación particular de un individuo.

Otros métodos que uno puede tomar para reducir la inflamación:
Una dieta rica en nutrientes: Una dieta de alimentos integrales, descartando los alimentos procesados, disminuirá de manera natural la inflamación.
Ejercicio: El movimiento activo aumenta la circulación de citocinas antiinflamatorias de los músculos esqueléticos.
Dormir lo suficiente: Tu cuerpo reduce de forma natural la inflamación mientras cierras los ojos.
Medicina herbaria: La cúrcuma, el jengibre, la canela, la ortiga y varios hongos medicinales pueden ayudar a disminuir la inflamación en todo el cuerpo.
Probióticos y prebióticos: Estos suplementos estimulan el desarrollo de bacterias saludables en el intestino, lo que disminuye la inflamación y promueve la respuesta inmune saludable.

Mientras que la autoinmunidad puede ser un trastorno desafiante que requiere una investigación más profunda, hay enfoques holísticos que pueden adoptarse para controlar la enfermedad. El hacer frente a una enfermedad autoinmune puede ser agobiante, pero también puede ser una oportunidad para recuperar el contacto con tu cuerpo. Intenta tratarlo de la mejor manera posible. La naturaleza puede ser tu guía.

Fuentes

Campbell, Andrew W. "Autoimmunity and the Gut". Autoimmune Diseases. 2014

Goldstein, Bonni. Entrevista personal. 24 de julio de 2017

Holland, Julie. Entrevista personal. 6 de junio de 2017

Ignatowska-Jankowska B, et all. "Cannabidiol-induced lymphopenia does not involve NKT and NK cells". J Physiol Pharmacol. 2009

Jacob, Aglaée. "Gut Health and Autoimmune Disease — Research Suggests Digestive Abnormalities May Be the Underlying Cause". Today's Dietitian. 2013

Kozela, E, et all. "Pathways and gene networks mediating the regulatory effects of cannabidiol, a nonpsychoactive cannabinoid, in autoimmune T cells" J Neuroinflammation. 2016

Malfait, et al. "The nonpsychoactive cannabis constituent cannabidiol is an oral anti-arthritic therapeutic in murine collagen-induced arthritis". Proc Natl Acad Sci USA. 2000

Pachera, P. & R. Mechoulam. "Is lipid signaling through cannabinoid 2 receptors part of a protective system?Prog Lipid Res. 2011

Rothbard, Gary. "Steroids: The Good, The Bad, The Worrisome For Autoimmune". Autoimmune Mom. 2012

Santamaria, Pere."Cytokines and Chemokines in Autoimmune Disease: An Overview". Madame Curie Bioscience Database

Spelman, Kevin. Personal interview, June 27th, 2017.

Yeshurun, M, et al. "Cannabidiol for the Prevention of Graft-versus-Host-Disease after Allogeneic Hematopoietic Cell Transplantation: Results of a Phase II Study" Biol Blood Marrow Transplant. 2015

lunes, 10 de junio de 2019

“El cannabis te puede ayudar con el cáncer: ya existe evidencia clínica”


“Sí, el cannabis te puede ayudar con el cáncer: ya existe evidencia clínica que nos dice que el cannabis es una muy buena herramienta paliativa para pacientes oncológicos… En nuestros modelos pre clínicos de cáncer, los cannabinoides bloquean la progresión tumoral —esa primera etapa de la proliferación descontrolada de células—, bloquean la segunda etapa de angiogénesis y bloquean también los procesos de metástasis” asegura Cristina Sánchez.

Una de las ponencias más destacadas de la jornada del III Seminario Internacional de Cannabis Medicinal de Santiago de Chile estuvo a cargo de la Doctorada en Bioquímica y Biología Molecular, Dra. Cristina Sánchez, quien en su exposición titulada “Cannabis y cáncer: Lo que todos debemos saber”, resumió los descubrimientos que se han realizado en laboratorios sobre el potencial anti tumoral del cannabis “y qué información clínica tenemos que apunte en la misma dirección que hemos estado trabajando durante todos estos años, no sólo nosotros, sino que otros grupos de investigación alrededor de todo el mundo”.

Luego de resumir el proceso de desarrollo del cáncer (mutación celular, proliferación descontroladas de las células que dan forma a un tumor, angiogénesis —proceso en que el tumor desarrolla vasos sanguíneos para obtener nutrientes que le permitan seguir proliferando— y colonización de otras zonas del cuerpo por algunas de esas células tumorales, proceso conocido como metástasis), la Dra. Sánchez puso en contexto las particularidades que deben enfrentar los pacientes oncológicos, más allá de la progresión misma de su patología. Aspectos con los que deben lidiar durante su enfermedad, afectando drásticamente su calidad de vida, y para los cuales los cannabinoides resultan un tratamiento paliativo muy eficaz.

Entre ellos están los efectos secundarios de los tratamientos antitumorales (náuseas, vómitos, pérdida del apetito, dolor) que en la mayoría de los casos “se producen de manera muy severa”, además de los aspectos psicológicos que acompañan a la enfermedad: “Lidiar con un cáncer significa ansiedad y problemas de sueño, que una vez más deterioran la calidad de vida de los pacientes de manera significativa”, señaló la doctora, antes de comenzar a abordar en su ponencia, las preguntas más frecuentes que su equipo médico recibe de los pacientes oncológicos.

1.- Tengo cáncer ¿me puede ayudar el cannabis?

“La respuesta es sí, el cannabis te puede ayudar. Y la respondemos de manera tan rotunda, porque ya existe evidencia clínica que nos dice que el cannabis es una muy buena herramienta paliativa para pacientes oncológicos”, señaló la facultativa.

Ello, debido a que los receptores del sistema endocannabinoide “se expresan, por ejemplo, en los centros de control del reflejo de náusea o de los vómitos, en los centros de control del apetito y en los centros de control del dolor, la ansiedad y el sueño. Por lo tanto, nosotros suplementando al organismo con cannabinoides, podemos modular todas esas funciones”, explicó Sánchez.

“Sabemos que los cannabinoides funcionan muy bien bloqueando las náuseas y vómitos que inducen las quimioterapias, estimulando el apetito y el sueño, disminuyendo la sensación de dolor y bloqueando la ansiedad”, señaló como resumen.

2.- ¿El cannabis va a curar mi cáncer?

“Ésta es una pregunta muy difícil de contestar”, señaló la doctora Sánchez. “La respuesta por el momento es no. Realmente hay muy pocos medicamentos que curen enfermedades”.

La doctora señaló que esta pregunta se repite, porque muchos pacientes han leído los resultados de las investigaciones que su equipo, así como de otros grupos de investigación alrededor del mundo, han obtenido en laboratorios. Resultados que muestran “que en nuestros modelos pre clínicos (en laboratorio) de cáncer, los cannabinoides bloquean la progresión tumoral, esa primera etapa de la proliferación descontrolada de células. Bloquean la segunda etapa de angiogénesis y bloquean también los procesos de metástasis”.

La exposición de la Dra. Sánchez continuó con las imágenes comparativas de un estudio (Sánchez et al. 1998) en que a un cultivo de células tumorales se les aplicó THC. Las imágenes muestran que luego de la aplicación de dicho fitocannabinoide, la mayoría de las células han muerto y las pocas que aún sobreviven se encuentran en proceso de desaparecer. “Esto es un estudio muy básico. Y cuando uno ve efectos positivos en estos modelos, lo que uno tiene que hacer es ir al siguiente nivel, algo más fisiológico, algo más parecido a la patología humana. Y cuando nosotros hablamos de eso en biología, nos referimos a animales de experimentación, en este caso, ratones”, señaló.



“En la literatura científica hay muchos ejemplos que demuestran que cuando tratamos animales que tienen tumores con cannabinoides , podemos disminuir el crecimiento de esas masas tumorales”, explicó, antes de exhibir las imágenes de resonancia magnética nuclear de cerebros de ratones con tumores, que formaron parte de otro estudio (Galver-Roperh et al 2000) antes y después del tratamiento con THC, en los que se puede apreciar la desaparición de la masa tumoral. “Esto es un ejemplo de lo que observamos cuando modelizamos la patología en un animal, no sólo para tumor cerebral, sino que en muchos otros tipos de cáncer”.

Con respecto a los resultados de la aplicación de cannabinoides para bloquear la etapa de angiogénesis, es decir, el proceso en que las células de un tumor desarrollan nuevos vasos sanguíneos para recibir más nutrientes y poder así seguir creciendo descontroladamente, la Dra. Sánchez exhibió las imágenes de los resultados de otro estudio (Blásquez et al. 2003)en tumores diseccionados provenientes de células de ratas y de células humanas. En este caso los tumores fueron tratados con la molécula JWH-133, “un agonista selectivo del receptor CB2 del sistema endocannabinoide. Es decir, es una molécula que activa exclusivamente al receptor CB2”.

“En el caso del preparado completo necesitamos menos cantidad para obtener el mismo efecto. Es decir, es más eficaz el extracto completo de la planta que el THC puro”. (Dra. Cristina Sánchez)
En las imágenes se puede apreciar claramente que los tumores tratados con la molécula JWH-133 son más pequeños que los que no recibieron dicho tratamiento, “debido probablemente al efecto antiproliferativo del que hemos hablado antes”. Por otra parte, explicó que a dichos tumores se les inyectó un colorante azul, el que permite visualizar los vasos sanguíneos presentes en dichos tumores.

“Como veis, los tumores que no recibieron THC se vuelven de color azul: es decir, tienen vasos sanguíneos que los están irrigando, dándoles esa potencialidad de seguir creciendo”. Sin embargo, los tumores tratados con la molécula JWH-133 no se vuelven azules, “es decir, no tienen una vasculatura que les vaya a permitir crecer más allá de ese tamaño, por lo tanto estamos bloqueando también el fenómeno de angiogénesis”, explicó en su exposición.



Con respecto a la última etapa de progresión del cáncer, la metástasis, explicó los resultados de otro estudio (Caffarel et al, 2010) animales con cáncer de mamas, a los cuales se les trató con THC. “Lo que observamos fue que en el grupo de control, es decir los que no recibieron el cannabinoide, el 70% de los animales generaba metástasis en los pulmones. Mientras que en la población que recibió tratamiento con THC ese número está por debajo del 20%. Como veis, estamos bloqueando la progresión de la enfermedad a muy distintos niveles. Eso es lo que hemos generado en la investigación en laboratorio”.

Sobre los posibles efectos antitumorales del cannabis en humanos, la Dra. Sánchez señaló que existe un solo estudio de alta calidad (randomizado, doble ciego, con grupo placebo y grupo de control) al respecto. Dicho estudio, realizado en hospitales del Reino unido y Alemania, fue patrocinado por GW Pharmaceuticals, el mismo laboratorio creador del Sativex, fitofármaco en base a cannabis para el tratamiento de esclerosis múltiple.

Aunque aún no se hacen públicos sus resultados, la empresa subió una nota de prensa en su página web donde adelantaron algunos resultados de esta investigación. En dicho estudio se reclutaron 21 pacientes, de los cuales 9 fueron asignados al grupo que recibió el placebo, 12 al grupo que recibió Sativex, en conjunción con Temozolomida (medicamento estándar que se les da a los pacientes con angioblastoma).

Las gráficas exhibidas por la Dra. Sánchez mostraron que en este último grupo (el que recibió cannabinoides) la supervivencia a un año se incrementó en un 30%. Y a cabo de un año, sólo un 53% de los pacientes del grupo placebo seguían con vida, mientras que en el grupo que recibió tratamiento con cannabis este número aumentó al 83%. Además, la supervivencia media aumentó en un 50%.


3.- ¿Resulta mejor utilizar cannabinoides puros o extractos completos de la planta como tratamiento para el cáncer?

“Para contestar esta pregunta, no desde nuestras preferencias personales sino desde la ciencia, establecimos una colaboración con el laboratorio Zelda Therapeutics”, explicó la doctora.

Para realizar los experimentos, el equipo de la Dra. Sánchez utilizó extractos puros de THC producidos por una empresa alemana y extracto de planta completa rico en THC, que además presentan más de un centenar de cannabinoides además de terpenos —moléculas que le dan las propiedades aromáticas a numerosas plantas— , desarrollado por Zelda Therapeutics. Se realizaron dos análisis independientes del preparado de planta completa, uno a cargo de Sonoma Labs de California, EE.UU, y otro a cargo de Fundación Canna, en Valencia España. “Queríamos utilizar exactamente la misma cantidad de THC en ambos compuestos para, de generarse alguna diferencia el resultado, poder atribuir esas diferencias a los compuestos acompañantes (en el extracto de planta completa)”.

El experimento se realizó en modelos de cáncer de mamas, patología con tres subtipos en su clasificación oncológica. “Decidimos realizar el experimento con THC puro y con extracto completo de la planta en cultivos celulares de los tres subtipos de cáncer de mamas”, explicó la doctora.

“Hicimos los experimentos comparando la actividad antiproliferativa del THC puro, frente al extracto de planta completa rico en THC. Les recuerdo que ambos compuestos poseían exactamente la misma cantidad de THC, por lo tanto las diferencias en los resultados se deben al resto de cannabinoides que acompañan al THC en el extracto de planta completa”, señaló Sánchez.

Los resultados generales de dicho experimento, demostraron que para obtener el mismo efecto “en el caso del preparado completo necesitamos menos cantidad para obtener el mismo efecto. Es decir, es más eficaz el extracto completo de la planta que el THC puro”, en los tres subtipos de cáncer de mamas.

“Los tres tipos de cáncer de mamas parecen responder a los cannabinoides y en los tres casos los extractos de la planta completa, donde el THC es acompañado por las moléculas de los terpenos y los otros cannabinoides, mostró mucha más eficacia que el THC puro”, resumió la doctora.

Luego de obtener estos resultados en cultivos celulares, el experimento del equipo científico liderado por la Dra. Sánchez se repitió en modelos animales, dividiéndolos en tres grupos: uno que no recibió ningún tipo de tratamiento, otro que recibió el THC puro y otro que recibió el extracto de la planta completa durante cuatro semanas, midiendo sus volúmenes tumorales durante el proceso.

“Lo que observamos, es que el THC puro produjo cierto efecto antitumoral, pero que el efecto producido por el extracto de planta completa rico en THC es mucho mayor. Otro aspecto interesante es que el efecto antitumoral del compuesto completo de la planta es prácticamente idéntico al efecto antitumoral que conseguimos con el Lapatinib, que es un medicamento que se les da a los pacientes con cáncer de mamas”.

“Existe información preclínica que sugiere que combinar cannabinoides con los anti tumorales convencionales tiene mejores resultados, que usar la terapia cannábica o la convencional por separado” (Dra. Cristina Sánchez)

4.- ¿Puedo combinar el cannabis con los otros tratamientos contra el cáncer?

Para responder esta habitual pregunta en pacientes oncológicos, la investigadora explicó que existe información pre clínica (realizada en laboratorios) “que sugieren que combinar cannabinoides con los anti tumorales convencionales tiene mejores resultados, que usar la terapia cannábica o la convencional por separado”, señaló antes de explicar numerosos estudios pre clínicos que obtuvieron esos resultados, tanto para la combinación de tratamiento cannábico con estrategias tradicionales contra el cáncer como el uso de antimetabolitos, agentes alquilantes, agentes antimitóticos y radioterapia. Los estudios citados en esta parte de la ponencia fueron: Gustafsson et al. 2009, Torres et al. 2011, Miyato et. al 2009, Scott et. al 2014,

Para finalizar su presentación, la Dra Sánchez hizo un llamado a ser cautos con alguna de la información que circula en internet sobre la temática, señalando que “hay mucha información en internet que no es buena, y que de hecho pueden hacer mucho daño”. “Creo que todos habéis oído hablar de Rick Simpson y su protocolo de utilizar un gramo de THC al día durante tres meses, y que así se te va a curar cualquier tipo de tumor que tengas: pues eso no tiene ningún tipo de sustento científico. Yo sé que esa creencia está muy extendida, pero tenéis que ser capaces de distinguir entre la buena y la mala información y siempre que podáis, ir a las fuentes originales de información y la gente que tiene experiencia contrastada en atención a pacientes”.

sábado, 8 de junio de 2019

Aprueban marihuana medicinal a personas autistas



Este martes 2 de abril el gobernador de Colorado Jared Polis firmó un proyecto de ley bipartidista que incluye al autismo o trastornos del espectro autista en la lista de condiciones médicas que pueden ser tratadas con marihuana medicinal en el estado.

El nuevo listado incluye todos los trastornos del espectro autista, el autismo, el síndrome de Asperger y otros trastornos del desarrollo que tiene desde síntomas leves a muy graves.

Esta ley permitirá que menores con condiciones de discapacidad se agreguen al registro de marihuana medicinal en Colorado y además ayudará en las investigaciones estatales sobre la efectividad que tiene la marihuana medicinal.

Otras de las condiciones o enfermedades que están en este listado son el cáncer, el glaucoma, el VIH, las convulsiones y el dolor severo entre muchas otras.

viernes, 7 de junio de 2019

Niños Pasan De 100 A Cero Convulsiones Diarias Gracias Al Cannabis Medicinal

Cada vez son más los testimonios que relatan la capacidad del Cannabidiol (CBD) para controlar las convulsiones sobre todo en niños que a cierta edad desarrollan estos síntomas.

El CBD es un cannabinoide no-psicoactivo capaz de modular la actividad eléctrica y química en el cerebro lo cual ayuda a silenciar el exceso de actividad que producen las epilepsias.

La epilepsia está caracterizada por desequilibrios en la actividad eléctrica de las neuronas. Cuando existen desniveles en esa actividad se desarrollan consecuencias en el campo cognitivo, neurológico y psicológico de una persona.


Síndrome epiléptico es el nombre del conjunto de signos y síntomas que se incluyen en este tipo de crisis. Entre ellos destacan el Síndrome de Dravet, Síndrome de Lennox-Gastaut y el Síndrome de West.

El primer gran testimonio fue a dado a conocer por el neurólogo Sanjay Gupta, quien filmó a la niña Charlotte cuyos padres lograron reducir sus convulsiones mediante a aceite de este tipo.

A partir de ahí, la revolución de este cannabinoide consumido en aceite se ha hecho accesible para muchísimos pacientes, sobre todo en los Estados Unidos, donde la ley permite el uso de este tipo de medicamento en algunos estados.

No obstante, el movimiento de las madres por aceite de CBD ya ha empezado en una gran cantidad de países alrededor del mundo.

En México el caso de la niña Grace llamó la atención por ser la primera que obtuvo un permiso para que sus padres pudiera importar este tipo de medicamento. Lo mismo aconteció recientemente en Argentina donde los padres lograron hacer la importación luego de un tedioso trámite burocrático.

A través de los perfiles sociales de Medical Cannabis News y Medical Cannabis Costa Rica ORG hemos recibido historias de menores en el país que han pasado de tener múltiples convulsiones al día, a solo un par al mes. Además, les ha ayudado con otros problemas relacionados con la alimentación.

Según el Organismo Mundial de la Salud (OMS), son aproximadamente 50 millones de personas las que padecen de epilepsia alrededor del mundo. De las cuales, cerca del 80% viven en países con condiciones económicas bajas o medianas y que además suelen ser víctimas de discriminación.

En el caso de muchos de los pacientes, la cantidad de convulsiones es tal que se limita la capacidad de vida incluyendo la imposibilidad de desarrollar plenamente el desarrollo mental y físico.

La importancia del cannabis medicinal en niños con epilepsia es que a medida que se desarrolla la enfermedad los medicamentos suelen tener efectos secundarios que son graves para el desarrollo de las facultades individuales y esto crea problemas de tipo afectivo en el núcleo familiar debido a lo fuerte que suelen ser las convulsiones en un gran cantidad de casos.

Actualmente, los senadores estadounidenses Corey Booker y Kirsten Gillibrand han propuesto una ley en la que buscar acabar con la prohibición del cannabis medicinal a nivel federal. La propuesta nace luego de la clara evidencia médica y los casos de familias que pueden enfrentar casos penales en los Estados donde aún no se permite el uso del poderoso aceite.

jueves, 6 de junio de 2019

El Instituto Nacional del Cáncer admite que la Marihuana mata células Cancerígenas



El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés, una de las agencias patrocinadas por el gobierno federal estadounidense, acaba de actualizar en su página web un estudio que el cannabis puede y ya ha matado células cancerígenas.

Los datos más relevantes en el estudio se presentan a continuación:
  • Los cannabinoides reprimen el crecimiento del tumor causando la muerte de estas células y bloqueando a su vez su crecimiento. Al bloquearlas también impide el desarrollo de los vasos sanguíneos que necesitan los tumores para crecer.
  • Los cannabinoides pueden proteger la inflamación del colon y pueden potencialmente reducir el riesgo de este tipo de cáncer.
Un estudio de laboratorio del delta -9-THC en el carcinoma hepático o cáncer de riñón, demostró que este puede destruir o dañar las células cancerígenas. Este mismo estudio se demostró que en modelos de este tipo de cáncer este cannabinoide tiene efectos para la degeneración de tumores.

Un estudio del cannabidiol (CBD) en los receptores de estrógeno positivo y estrógeno negativo, causó la muerte de las células cancerígenas típicas en el cáncer de mama. Estudios de la metástasis en el cáncer de mama demostraron que los cannabinoides pueden menguar el crecimiento, el número y la propagación de tumores.

El NCI también incluyó descubrimientos en los usos secundarios de los pacientes con cáncer por parte del cannabis­
  • Los receptores del cannabinoides han sido estudiados en el cerebro, en la médula espinal y en las terminaciones neurológicas a través del cuerpo para comprender su función en cuanto al alivio del dolor. También estudió el efecto de los cannabinoides como anti-inflamatorios y la manera en que reduce el dolor.
  • El cannabinoide Delta -9-THC y otros estimulan el apetito e incrementan el consumo de alimentos.
Es importante acotar que los primeros descubrimientos ya habían sido publicados en “PubMed”, la Biblioteca Nacional Estadounidense de Medicina. La NCI considerado estos estudios preclínicos porque fueron hechos en animales. Según esta entidad, no se han publicado hasta el momento estudios sobre tratamiento humano del cáncer con cannabis.

Sin embargo, el hecho de que el Gobierno Federal de EE.UU quien apoya abiertamente a las farmacéuticas y que ha satanizado por tanto tiempo el uso del cannabis, es una buena noticia para el mundo y especialmente para Latinoamérica.

En estos años la legalización en Estados Unidos ha tenido un gran apoyo no solo de activistas sino también del gobierno estadounidense. El Instituto Nacional de Abuso de Drogas, otra agencia del Instituto Nacional de la Salud de ese país, se ha referido a los estudios del cannabis incluyendo entre otros, cómo el cannabis puede ayudar a reducir el dolor y las consecuencias negativas de un tratamiento como la quimioterapia.

Fuente: MCN

miércoles, 5 de junio de 2019

El compuesto del Cannabis elimina la proteína tóxica de Alzheimer del cerebro


El THCv de la marihuana para tratar la Diabetes de tipo 2




Hace un tiempo publicamos una tabla con los cannabinoides que sirven para tratar ciertas enfermedades, en ella aparece el CBD y THCv de la marihuana para tratar la Diabetes. Ahora enseñaremos el estudio preliminar que muestra como un análogo de estos cannabinoides no psicoactivo del cannabis puede ser efectivo para tratar la diabetes tipo 2 en humanos.

El Dr. Khalid A. Jadoon, de la University of Nottingham en Derby (Reino Unido), y sus colaboradores han publicado en Diabetes Care en versión electrónica el 29 de agosto los resultados de un estudio de fase 2a, aleatorizado, doble ciego comparativo con placebo con dos fitocannabinoides diferentes en pacientes con diabetes tipo 2.

Este experto explica que ha detectado una hiperactivación crónica del sistema endocannabinoide (SEC) en la obesidad y en la diabetes tipo 2. También se ha vinculado el consumo de marihuana a disminución de la insulina en ayunas y a incremento de la sensibilidad a la insulina.

En estudios previos la regulación de los receptores cannabinoides con rimonabant, un cannabinoide sintético, disminuyó de manera significativa el peso corporal, la circunferencia de la cintura y los triglicéridos, y subió el colesterol HDL. Este fármaco fue aprobado en Europa para perder peso, pero se retiró del mercado en 2008 por efectos adversos psiquiátricos.

En la actualidad la atención se ha centrado en otros dos moduladores del receptor cannabinoide que pueden ser más seguros: cannabidiol (CBD) y Δ9-tetrahidrocannabivarina (THCV), el primero derivado de la planta del cannabis y el segundo es un análogo natural del Δ9-tetrahidrocannabinol (THC), pero con efectos farmacológicos diferentes. En modelos de animales, el CBD demostró propiedades antinflamatorias y antioxidantes, mientras que la THCV causó hipofagia y pérdida de peso.

El Dr. Jadoon y sus colaboradores explican que a diferencia del THC, un componente del cannabis relacionado – y mejor conocido –, el CBD y la THCV no activan los receptores CB1 en el encéfalo y por tanto carecen de las acciones psicotrópicas del THC.

En este primer estudio clínico de ambos cannabinoides en personas con diabetes tipo 2 y dislipidemia, la THCV mejoró la glucemia, mientras que el CBD no tuvo efectos metabólicos detectables, aunque provocó cambios favorables en algunas adipocinas y hormonas intestinales. Los episodios adversos fueron parecidos en los distintos grupos y no hubo problemas de seguridad.

Los autores afirman que “estos hallazgos indican que la THCV puede convertirse en un fármaco nuevo para regular la glucemia en personas con diabetes de tipo 2”.
Efectos intensos del THCv de la marihuana para tratar la Diabetes vs Débiles del CBD

Un total de 62 personas con diabetes tipo 2 sin tratamiento insulínico fueron asignadas de manera aleatorizada a uno de cinco grupos de tratamiento: CBD (100 mg dos veces al día), THCV (5 mg dos veces al día), relación 1:1 de CBD y THCV (5 mg/5 mg dos veces al día), relación 20:1 de CBD y THCV (100 mg/5 mg dos veces al día) o placebo durante 13 semanas.

Aunque la THCV no tuvo efecto en el criterio principal de valoración – cambio de la concentración inicial de colesterol HDL – ni en la concentración de colesterol LDL, causó un aumento significativo de la concentración inicial de apolipoproteína A (apoA) (p < 0,05). Por el contrario, el CBD solo y combinado con THCV no modificó ninguno de los parámetros lipídicos.

La THCV bajó también la glucemia en ayunas en comparación con placebo, de 133 mg/dl a 121 mg/dl (p < 0,05), junto a un aumento significativo simultáneo de la función de las células beta (p < 0,01). Pero de nuevo, ni el CBD solo ni combinado con THCV modificó los parámetros glucémicos.

La concentración de adiponectina aumentó también de manera significativa con THCV y bajó de manera significativa con placebo (p < 0,01 para la diferencia).

El CBD tuvo algunos efectos significativos, como un descenso de la resistina (p < 0,05), una adipocina asociada a obesidad y a resistencia a la insulina, y un aumento de la concentración del péptido insulinotropo dependiente de glucosa, una hormona intestinal que puede tener propiedades de conservación de las células beta (p < 0,05). Sin embargo, el CBD no tuvo efecto en la concentración de leptina ni de adiponectina.

Ninguno de estas dos cannabinoides modificó los parámetros cardiovasculares, los marcadores plasmáticos de función vascular, los marcadores plasmáticos de inflamación (proteína C reactiva, factor de necrosis tumoral α e interleucina 6), los parámetros antropomorfos (peso corporal, circunferencia de la cintura, índice cintura-cadera o grosor cutáneo), la adiposidad visceral ni el apetito.

Perfil de seguridad favorable

Los episodios adversos se registraron por mayorías en todos los grupos, incluyendo el placebo, y la mayoría fueron leves a moderados. La disminución del apetito fue frecuente con los cannabinoides, en 9-33% de los grupos de tratamiento frente a 0% en el grupo placebo. Dos personas tuvieron diarrea con la THCV frente a ninguna en los otros grupos. No hubo episodios adversos graves ni muertes relacionadas con el tratamiento.

Los autores concluyen que “la THCV mejoró el control glucémico y por tanto parece razonable ampliar la investigación en este campo terapéutico”. Así se podría

El Dr. Jadoon ha declarado que no tiene conflictos de interés económico pertinentes. Las declaraciones de los coautores están disponibles en el artículo científico.